//
Inicio

Última Entrada.

Se aplica la Ley en el refugio

Se decretó la Ley para refugiados.

Sigue vigente en los refugios la “Ley especial de refugio digno” decretada el 18 de enero del año en curso

El 03 de octubre del año 2001 fue decretada la primera Ley para refugiados o refugiadas y asilados o asiladas, debido al desastre que tomó de imprevisto a más de la mitad de la población de Vargas en el año 1999. Diez años años más tarde, Hugo Chavez habilitó el 18 de enero de 2011 “el decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley especial de refugio digno”, el cual busca convertir los refugios dispuestos en todo el país en centros de protección dignos para todas las personas que resulten afectadas por casos de emergencia o desastres.

Esta Ley entró en vigencia para el día 21 de enero, y fue promovida debido a los deslaves por las constantes lluvias que afectaron varios sectores de la parroquia Antímano, entre otras parroquias a nivel nacional. Cientotreinta mil damnificados dejaron las lluvias de noviembre y diciembre de 2010 en el país. Esto provocó una hacinamiento en la mayoria de los refugios registrados. Por ejemplo, a los damnificados de la zona de Carapita se les asignó el refugio “Patria de hoy, comuna del mañana”.

Aspectos que trata la ley

En total, esta nueva ley tiene 35 artículos distribuidos en seis capítulos. La lectura fiel de este decreto de Ley promulga temas como los tipos de refugio, construcción, habilitación, acondicionamiento, organización popular de refugios, obligaciones del Estado en la atención integral de familias, convivencia en los refugios, entre otros.
Mediante esta ley se clasificaron a los refugios en cinco tipos y tres niveles, quedando establecido que los albergues se catalogarán de acuerdo con el tipo de edificación y a los servicios que disponen. Así mismo en la clasificación por niveles estos se determinarán por la capacidad de alojamiento en los refugios, por los que los del nivel 1 alojarán hasta 150 personas, los del nivel 2 desde 151 personas hasta 250, y los del tercer nivel albergarán desde 251 hasta 350 ciudadanos.
Los refugios tipo A serán edificaciones de pequeños apartamentos unifamiliares, con al menos dos habitaciones y un baño, mientras que los refugios tipo B estarán dotados de servicios comunes para ser compartidos por varios grupos familiares que incluyen áreas de baño con separación, áreas de cocina, almacén y áreas de esparcimiento, entre otros.

Por consiguiente, los refugios tipo C serán carpas unifamiliares de al menos 5×4 metros y altura suficiente para utilizar literas. Los tipo D serán edificaciones provistas de uno o varios espacios comunes para dormitorio de familias y personas.

Los refugios tipo E estarán constituidos por escuelas, instituciones educativas y de esparcimiento tanto deportivas, culturales, sanitarias, galpones, iglesias entre otras edificaciones y espacios de origen público o privado que puedan ser utilizadas de manera coyuntural por familias o personas.

También establece que los refugios se vincularán a otros albergues para conformar Redes Populares de Refugios. De manera que se pueda establecer la articulación entre otras instancias y organizaciones sociales del Poder Popular.

Entre las obligaciones que establece la Ley Especial de Refugios Dignos para los diferentes organismos del Estado destacan la disponibilidad necesaria y suficiente de alimentos, el máximo despliegue de la Misión Barrio Adentro, la seguridad en cada centro de protección y el derecho a la educación de todas las personas.

A través de este decreto Ley el Gobierno podrá otorgar asignaciones económicas a las familias que viven en los refugios. Entre los beneficios a los que se puede acceder están becas de trabajo y estudio, ayudas a madres solteras, entre otras. “No tengo razón para conservar los poderes habilitantes una vez atendida la emergencia”, aseguró Chávez haciendo referencia a la conmoción que creó al recibir el poder de habilitar leyes el pasado diciembre.

Tras cuatro meses desde su decreto, el cambio ha sido notable. Sobre todo, en aquellos damnificados que alegan preferir quedarse en el refugio donde tienen servicios básicos, alimentos y vigilancia. Es importante recalcar que la mayoría de esos ciudadanos desconocen el decreto de Ley. El sr. Jesús Soto perteneciente al refugio “Patria hoy, comuna mañana”, alega: ” Eso de la Ley solo lo vi por televisión (…) cuando el Presidente me diga que me vaya me voy”.

Uno de los problemas más preocupantes como ciudadanos del valle de Caracas es la constante situación de alarma con las lluvias. La parroquia de Antímano no es una excepcion, por lo que comparten dos refugios para la parroquia mas grande del municipio Libertador. Aún así, es casi deplorable la forma en que se vive en estos refugios por la falta de organización. Por lo que esta Ley se debe considerar requisito indispensable para el público que deba ingresar a un refugio no sólo en Antímano, si no en todo el territorio nacional.


 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.